Portada » Actualidad » El Suflé de Juanma Moreno

El Suflé de Juanma Moreno

Suflé. Del fr. soufflé.

  1. adj. Dicho de un alimento: Preparado de manera que quede inflado. Patatas suflés.

DRAE

Los de Juanma Moreno están desmantelando a la chita y callando el hospital Muñoz Cariñanos (antes, Hospital Militar Vigil de Quiñones). Como el que no quiere la cosa. Se ha tratado de un goteo de decisiones; no les aburro con los detalles. Pero tengan por seguro que no se trata de un bulo. La «guinda» del pastel: el «cierre técnico» de la UCI. No hace falta, dicen. No puede hacerla, si antes se ha ido restringiendo el ingreso hasta dejarlo en un casi nada.

             Y sorprende, Juanma. Anunciaste la puesta en marcha de dicho hospital a bombo y platillo, hace poco más de un año. Quisiste marcar, con ello, un antes y un después respecto a gobiernos anteriores en Andalucía. Una Comunidad, esta, con un déficit comparativo en casi todos los indicadores asistenciales respecto a la media nacional, y específicamente en cuanto a camas hospitalarias. Claro que no hiciste la cuenta — o la hiciste y te la callaste — de lo que vale la puesta en marcha de un centro de estas características.

            Parte del suflé consiste en que jamás tuvo una plantilla propia, sino «prestada» del Hospital Virgen del Rocío — como si en este sobrasen —. Pero, ahora, el Virgen del Rocío se ve obligado a acometer un ajuste duro en el capítulo de personal. La razón es que ha sido «castigado» por salir peor en los indicadores hospitalarios que otros de menor tamaño y complejidad. Que tampoco se han enterado bien en la Gerencia del SAS: eso de los indicadores hay que aplicarlo según y cómo, que si no, machacas a los grandes hospitales. El caso es que, si ajustado andaba antes el Virgen del Rocío, mucho más ahora tras el recorte. Y la consecuencia es que se acabó prestar personal para mantener al Muñoz Cariñanos en funcionamiento.

            En esto, al final van a llevar la razón los otros, Juanma, que tenían al antiguo hospital militar ahí arrumbado, sin saber qué hacer con él. No había dineros para hospital y, si los había, el hospital hacía más falta en otro lugar de la provincia. A los de a pie nos da la impresión, después de esto, que quisiste marcarte un golpe de efecto sin gastarte apenas un gordo. Un suflé, ya se ve, y perdóname por la metáfora.

            Susana y los suyos también se marcaban sus suflés, y lo pagaron en las urnas. Algunos de ellos se los organizó la actual ministra de Hacienda, en su etapa de consejera de Salud. Bien que, en su momento, muchos nos desgañitamos diciendo que, con titulares, palabrería y sonrisas, no se resuelven los problemas sanitarios de los andaluces.

            Visto la trayectoria del Vigil de Quiñones (renombrado Muñoz Cariñanos tras votación popular), no puedo sino hablar de otro suflé. ¿Acaso esperabas que muchos calláramos ante el cambio de signo político en el gobierno andaluz? Eso es no conocer nuestro compromiso con la salud de los ciudadanos.

            Cuidado con el suflé, Juanma. Ya tuviste ocasión de ver sus efectos sobre algo tan rocoso y bien instalado como era el PSOE de Andalucía. La situación de la Sanidad Pública andaluza, ahora, no es en absoluto halagüeña: indicadores asistenciales instalados en la divergencia con el resto de España, Atención Primaria en la UCI, y unas listas de espera que antes daban miedo y, ahora, dan cólera y vergüenza a partes iguales.

            Ojo con el suflé, Juanma. Es tan blanco como las mareas que sepultaron el puño y la rosa en esta tierra desde 2016. Ya no está Jesús Candel para contarlo, pero lo contamos los demás, que vivimos aquella odisea. Y, por ello, perspectiva no nos falta para decirte que, en lo sanitario, estás cogiendo maneras, Juanma. Maneras de suflé.

Firmado: Federico Relimpio Astolfi, médico y escritor.

Compartir
3 de mayo de 2024


         

¿A qué esperas para tener la mejor protección profesional?

Garantiza tu seguridad como profesional médico. Aviso importante sobre RC

Más información